REPERCUSIONES EN LA ESTRUCTURA DEL EDIFICIO AL SITUAR PARKINGS DEBAJO

Las ciudades, sobre todo las de gran tamaño, son núcleos donde la gente no solo vive, también trabaja, hace turismo y se relaciona. Los movimientos de todo tipo de vehículos son continuos y, así, surgen los problemas a la hora de decidir dónde y cómo pueden estacionarse.

Debido a la falta de suelo y al altísimo coste de este, lo más normal hoy en día, en el caso de los aparcamientos privados, es situarlos soterrados bajo las mismas viviendas.

Este hecho transciende de una manera muy importante en las propias viviendas, debido sobre todo, a los parámetros tan rígidos con los que se diseña un aparcamiento subterráneo.

En primer lugar, el sistema estructural es uno de los factores más importantes a tener en cuenta. Según el sistema estructural, podemos tener como resultados aparcamientos muy distintos, debido a las máximas luces que pueden soportar.

Por ejemplo, en el caso de hacer uso de un forjado unidireccional, podemos alcanzar una luz máxima de 5-6 m, mientras que haciendo uso de un forjado de placas alveolares, podemos alcanzar los 15 m de luz sin problema. Este hecho repercute directamente tanto sobre el diseño del aparcamiento como sobre el diseño de las viviendas.

Por otra parte, la distribución de plazas y las dimensiones de las mismas son otros elementos a considerar.

La distribución en planta de las plazas repercute directamente sobre el diseño del aparcamiento y sobre la estructura, ya que según el diseño, cada plaza tiene una medida diferente. Por ejemplo, aparcar en paralelo ocupa 2m: a 30º 4 m; a 45º 5.20 m; a 60º 5.50 m; y a 90º 5m. Resulta obvio que el sistema estructural y la distribución en planta son dos factores estrechamente ligados, ya que uno depende del otro y viceversa.

Además, hasta bien entrados los años 90, las ordenanzas municipales marcaban los mínimos de las plazas de garaje en 2.2 x 4.5 m, pero cabe destacar que hoy en día se reciben numerosas quejas por parte de los propietarios de las plazas de garaje, ya que o bien tienen que realizar muchas maniobras, o directamente, el coche no cabe en la plaza. Esto es debido a que las medidas de los coches han aumentado pero las plazas se siguen diseñando del mismo tamaño.

La asociación de fabricantes de coches Anfac asegura que, en 20 años, los coches han crecido 7 cm de ancho y 2 cm de largo. El tamaño medio de los vehículos está en 1,80 m de ancho más los retrovisores, y 4 m de largo, pero muchos modelos nuevos superan estas medidas. Además, en los últimos cinco años han crecido un 80% las ventas de monovolúmenes y un 37% las de todoterreno. Así, en un mercado automovilístico en el que los modelos son cada vez más grandes, ni la normativa ni los promotores de garajes se están adaptando.

Otros condicionantes a tener en cuenta son los viales, con sus correspondientes radios de giro, las rampas de acceso, los accesos peatonales y la conexión entre plantas. Dependiendo del diseño del aparcamiento, este puede resultar más o menos eficiente, y a su vez, puede hacer que la estructura tenga una mayor repercusión en las plantas superiores.

Por ejemplo, según el diccionario Neufert, para viales de un solo sentido solamente se necesitan 3.50 m, pero si por el contrario, es de doble sentido, este ancho aumenta hasta los 6 m como mínimo.

122ltvd

Diseño de aparcamiento según Neufert

Llegados a este punto, solo cabe plantear posibles soluciones para la repercusión de la estructura del aparcamiento sobre las viviendas:

Por una parte, podemos optar por la preferencia del coche sobre las viviendas, es decir, mantener la estructura del aparcamiento en las viviendas. Esto provoca que el diseño de las viviendas se adapte a las crujías estructura del parking.

Parking 1

Planta sótano y planta tipo, edificio común

 Por otra parte, podemos mantener solo algunos puntos de la estructura de las viviendas, es decir, apear algunos de los pilares de las plantas superiores para que no lleguen a planta sótano. Para llevar a cabo este método, lo más lógico resulta usar una losa de gran canto como techo de la planta baja, de unos 40 o 60 cm de canto, la cual será la encargada de asumir las cargas de las viviendas, y transmitirlas a los pilares de las plantas sótanos, apeando por ello algunos pilares de las viviendas.

Apeo

Apeo de pilares centrales

Y por último, se puede optar por un cambio de estructura entre el aparcamiento y las viviendas. No es muy recomendable ya que, estructuralmente, se producen tensiones muy distintas, sobre todo si se cambia el material estructural, como por ejemplo, estructura de hormigón armado en sótano y estructura metálica en vivienda.

Estructura doble

Combinación de estructura de hormigón armado y de acero

Ana Margallo Clemente

Habitatge Col·lectiu_ETSAB

Aquesta entrada s'ha publicat en Uncategorized i etiquetada amb , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s