HOUSING EN TERRENOS EN PENDIENTE: INTEGRACIÓN PAISAJÍSTICA

HOUSING EN TERRENOS EN PENDIENTE: INTEGRACIÓN PAISAJÍSTICA

El objetivo de este artículo es llegar a la siguiente conclusión: ¿Cuáles son los parámetros, que permiten una correcta integración de los bloques de viviendas, en paisajes caracterizados por un terreno con una fuerte pendiente?. Para ello, analizaré distintos proyectos que se adaptan de distintas formas a este tipo de topografía:

 
PORTO SENSO – JEAN NOUVEL

AL JAIS MOUNTAIN – OMA

ROKKO HOUSE – TADAO ANDO

 

PORTO SENSO – ALICANTE (ESPAÑA) – JEAN NOUVEL

El lugar donde se sitúa este proyecto consiste en un pinar que desciende hasta un pequeño puerto. En total hay 300 viviendas que se van deslizando mediante terrazas. Éstas siguen la pendiente natural del terreno, consiguiendo confundirse con la topografía del mismo.

Cada apartamento es diferente, según el lugar donde se sitúe. Es decir, la topografía del terreno no es siempre la misma, al no tratarse de un terreno plano, y por lo tanto, las viviendas tampoco pueden serlo.

Además hay otros parámetros que las diferencian, como la orientación y las vistas.

También el número de viviendas que hay por planta varía dependiendo de la topografía del terreno. Nunca llega a superarse las cinco plantas por bloque.

La orientación de las viviendas al adaptadarse a la forma y disposición del terreno, alargado y en paralelo a la línea del mar, no sólo permite un soleamiento óptimo, sino también un máximo aprovechamiento de la luz natural, y una correcta ventilación al canalizar las brisas del mar.

Tanto caminos como construcciones estarán “camufladas” por la vegetación, y los materiales empleados son siempre materiales relacionados con el lugar, como por ejemplo la piedra.

Las viviendas consiguen emular a los bancales.

Este proyecto cumple varios parámetros que considero imprenscidibles a la hora de integrarse en paisajes caracterizados por terrenos con una pendiente entre 15º-35º. El primero es la construcción mediante terrazas. Este sistema permite seguir la pendiente natural del terreno, sin modificar su forma natural, consiguiéndo adaptarse perfectamente a las características del lugar y al paisaje.

En segundo lugar, cuando nos encontramos en un terreno con estas características, cada punto es diferente, a diferencia de en un terreno llano, y por la tanto, es importante que cada vivienda sea diferente  según el lugar donde se sitúa (distintas tipologías, dimensiones, distribución,…). Así, además el proyecto ganará en riqueza al tener distintas viviendas con características diferentes. Esta segunda pauta también la encontramos en este proyecto.

Así mismo, y en tercer  lugar, es importante que el número de plantas sea acorde con la altura natural de la pendiente. Nunca debería de sobresalir para no romper la armonía del paisaje. Este tercer requisito también lo cumple Porto Senso.

En cuarto lugar, respecto a la orientación y disposición de las viviendas, creo que cuando estamos en pendientes entre 15º-35º, es adecuado situarnos paralelamente a las curvas de nivel del terreno, para evitar penetrar demasiado en el terrreno. En este caso, Jean Nouvel orienta y dispone las viviendas paralelas a la línea  del mar.

El tipo de material que se debe de emplear en fachada depende de las características del lugar y del proyecto. En este caso en Porto Senso, Jean Nouvel quería emular los bancales existentes y por eso empleó la piedra. Este quinto parámetro por lo tanto, debe de ser acorde con las características del lugar  y nunca romper la naturaleza del paisaje.

 

AL JAIS MOUNTAIN – RAK JEBE (EMIRATOS ÁRABES) – OMA

La estación de montaña de Ras Al Kaimah se encuentra en un entorno natural totalmente espectacular.
Las vivendas se sitúan a lo largo de diez kilómetros de la montaña, articulando todo el recorrido del complejo.

Este complejo se plantea, como un lugar ideal de evacuación de la absorbente actividad propia de la ciudad urbana.

Los bloques de viviendas penetran en la montaña y se prolongan en voladizo hacia el paisaje. El acceso a las viviendas se  plantea desde la cubierta, pero en muchos bloques de viviendas parece imposible que este acceso sea viable debido a la complejidad del terreno.

Para solucionar los grandes voladizos, se utilizan pilares que se encajan en el terreno, en algunos casos desaparecen cuando el bloque de viviendas es de menor longitud.

El tamaño de las viviendas varía según las dimensiones del bloque al que pertenece, y éste según la zona donde se encuentre, por ejemplo, en puntos donde hay una mayor pendiente, los bloques son siempre de menor longitud y mayor altura, y cuando hay una menor pendiente aumentan su longitud y son de menor altura.

Todas las piezas se sitúan perpendicularmente a la montaña, nunca intentan seguir las líneas de nivel, siempre son perpendiculares a éstas.

En cuanto a los materiales empleados en fachada, en ningún momento se utilizan materiales relacionados con el lugar y que intenten integrarse con él, y además no es siempre el mismo.

Los jardines son incorporados en las villas como una parte estándar del programa, como la cocina o sala de estar.

Pero en lugar de crear un paisaje artificial con jardines bien cuidados, a los residentes se les ofrece su propio trozo de montaña, para crear un diálogo y contacto directo con el paisaje natural.

Todo este conjunto de viviendas está acompañado de otra serie de intervenciones que albergan espacios de equipamientos y otros espacios públicos.

En este proyecto la pendiente aumenta a 35º-65º, y por lo tanto, los parámetros a seguir cambian. En primer  lugar, en cuanto al tipo de construcción, el sistema aterrazado ya no sería el más correcto, sino  el que emplea OMA en este proyecto: los bloques de viviendas penetran ligeramente en el terreno, volando hacia el exterior, y apoyándose sobre pilares para salvar el voladizo. Empleando este sistema, se consigue modificar menos la pendiente natural del terreno, porque si utilizáramos un sistema aterrazado, al existir tanta pendiente, tendríamos que excavar demasiado para coseguir formar las terrazas, y las terrazas resultantes además serían demasiado artificiales.

En segundo lugar, al igual que antes, es importante que cada vivienda sea diferente según el lugar donde se sitúe. En este caso, las viviendas aumentan o disminuyen su longitud y altura, según la pendiente que haya en ese punto como hemos explicado anteriormente. Y por tanto, cambiará de una vivienda a otra: las tipologías, dimensiones, distribución de los espacios,…

Aunque tengamos una mayor pendiente, es igual de importante que el número de plantas sea acorde con la altura natural de la pendiente.Y como observamos en este proyecto, en ningún momento se construyen bloques demasiado altos, y por tanto, cumple este tercer parámetro.

En cuarto lugar, respecto a la orientación y disposición de las viviendas, creo que cuando estamos en pendientes entre 35º-65º, es adecuado situarnos perpendicularmente a las curvas de nivel del terreno,.Porque si nos situáramos paralelamente, al ser tan fuerte la pendiente, las viviendas nos quedarían demasiado estrechas. Y, para coseguir viviendas mas grandes deberíamos de penetrar demasiado en la montaña, por eso creo que es necesario que las viviendas se sitúen perpendicularmente y vuelen hacia el exterior ayudándose de pilotes, como hace OMA en la montaña de Ras Al Kaimah.

Y en último lugar, respecto al material empleado en fachada, creo que OMA en este proyecto se equivoca al utilizar distintos materiales en cada vivienda y totalmente ajenos a las características de lugar, ya que rompe la armonía del paisaje.

 

ROKKO HOUSE – KOBE (JAPÓN) – TADAO ANDO

La idea de crear un conjunto residencial basado en una grilla incrustrada en la ladera de una montaña había sido explorada antes por Ando, en su proyecto no realizado en Okamoto, Kobe, en 1976.

Los departamentos de 2 niveles ocupaban dos o tres módulos de la retícula, y de esta manera facilitaban las visuales ininterrumpidas desde cada unidad.

La riqueza espacial era lograda por la sucesión de llenos y vacíos de la trama, en la que se incluían terrazas y espacios sociales.

Las colinas Rokko se encuentran en las afueras de Kobe. El sitio elegido para la construcción de estas viviendas es una colina boscosa de una pendiente aproximada del 60%.

La primera etapa del proyecto, conocida como Rokko I, se realizó entre 1978-81 y 1981-83. Fue la etapa más difícil de todas, ya que Ando encontró mucha reticencia entre las autoridades y las mismas inmobiliarias para su construcción.

Rokko I, se concibió como una malla tridimensional de 5.70 x 4.80 m. y 2.9 m de altura, que asciende escalonadamente en el terreno, y en la que se insertan alternativamente los módulos de departamentos.

Aunque la construcción alcanza los 10 niveles no aparece como una pared dominante ni agresiva, sino que se funde con el contorno de la montaña.

Este apilamiento escalonado no solamente tiene un fin estético exterior, sino que ofrece una gran calidad a los departamentos de los propios usuarios. Todos ellos gozan de buenas visuales y pueden acceder a terrazas privadas además de los espacios comunales.

El conjunto rescata la tradición japonesa en la que la calle es un elemento de integración social (en las antiguas ciudades japonesas no existían plazas o parques, y las calles o los puentes cumplían un rol social importante).

Esta calle tridimensional, que se eleva y retuerce para dar acceso a los distintos departamentos del conjunto, ofrece al habitante una agradable experiencia espacial al ir descubriendo una serie de áreas de interacción social.

A pesar de estar basadas en una malla homogénea, ninguna de las unidades del conjunto es igual a la otra, constituyendo una tipología rica y variada.
Cada tipo de vivienda ocupa uno o dos niveles y se accede a ella desde la calle central. Ando evita la tentación de confundir modulación y prefabricación con una repetición aburrida de viviendas. Por el contrario, demuestra que es posible utilizar un tema simple y explotarlo con calidad y maestría.

Anteriormente, habíamos dicho que en pendientes entre 35º-65º no era conveniente un sistema aterrazado porque como podemos observar en la imagen, requiere la retirada de una gran cantidad de tierras, modificando fuertemente la pendiente natural del terreno. No obstante, en el caso anterior, a diferencia de en este, no había una vía principal de acceso en la parte inferior de la montaña, que condiciona mucho el parámetro de construcción del proyecto. Sino se hubiera realizado este sistema escalonado, hubiera sido imposible el acceso a las viviendas.

Sin embargo, Tadao Andao intenta recuperar como hemos dicho anteriormente, todo el peso retirado con el peso del propio edificio. Por lo tanto, aunque la construcción sea de tipo escalonada, está justificada y propone una solución a las cosencuencias del empleo de este sistema.

En segundo lugar, si que cumple el que cada vivienda sea diferente. Aunque utilice un sistema modular, aprovechas las características del terreno y el lugar, para conseguir que cada unidad de vivienda sea diferente al resto.

También el número de plantas es acorde a la altura natural de la pendiente. Podemos observar como ninguna vivienda sobrepasa la línea natural de la pendiente que antes existía.

En cuarto lugar, respecto a la orientación y disposición de las viviendas, utiliza una malla paralela a la líneas de pendiente de la montaña, agrupando los módulos de forma diferente para cada vivienda.

Y en último lugar, respecto al material empleado, creo que el hormigón utilizado por Tadao Ando es el adecuado, por la razón que hemos dicho anteriormente de querer reponer el peso perdido. Es un material que da imagen de mucha solideza, al mismo tiempo de ser un material sobrio que no contrasta con el entorno y se integra perfectamente con el paisaje rocoso de Kobe.

 

CONCLUSIÓN:

Los parámetros que permiten una correcta integración de los bloques de viviendas, en paisajes caracterizados por un terreno con una fuerte pendiente, son diferentes según la pendiente del terreno esté entre 15º-35º o 35º-65º.

Estos parámetros son:

  • Tipo de construcción: escalonada para pendientes entre 15º-35. E inserción mínima-volando hacia el exterior para pendientes entre 35º-65º.
  • Relación directa entre las vivienda y el lugar: cada vivienda será diferente según el lugar donde se sitúe (distintas tipologías, dimensiones, distribución,…).
  • Número de plantas según la altura natural de la pendiente.
  • Orientación y disposición de las viviendas: paralela a las líneas del terreno para pendientes entre 15º-35º, o perpendicular para pendientes entre 35º-65º.
  • Material acorde con las características del lugar.

 

Por lo tanto, solamente los parámetros varían entre estos dos grupos, en cuanto a la construcción y, orientación y disposición de las viviendas.

No obstante, como hemos visto en el caso de Tadao Ando, hay ocasiones en las que el acceso u otra elemento, puede modificar algún parámetro, pero siempre lo debe de hacer de forma justificada y recompensar esta modificación de forma lógica.

 

PARA PODER VER TODO EL ARTÍCULO CON LAS IMÁGENES, IR A ESTE ENLACE: HOUSING EN TERRENOS EN PENDIENTE

Aquesta entrada s'ha publicat en Uncategorized i etiquetada amb , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s